¿ESTÁ CAMBIANDO LA TECNOLOGÍA LA FORMA EN LA QUÉ COMEMOS?

INNOVACIONES TECNOLÓGICAS QUE SALVAN VIDAS
3 octubre, 2019

¿ESTÁ CAMBIANDO LA TECNOLOGÍA LA FORMA EN LA QUÉ COMEMOS?

Aunque muchos piensan lo contrario, la tecnología SÍ es amiga de la alimentación. El llamado fenómeno ‘FoodTech’ lejos de ser algo futurista e inalcanzable, es una de las tendencias de negocio con más proyección de los últimos años.
En un encuentro organizado recientemente por The Valley, en el que se debatió sobre cómo la tecnología está generando impacto en nuestra alimentación, se habló de la escasez que anticipa la FAO a causa del rápido crecimiento demográfico. En 2050 habrá más de 9.300 millones de habitantes en nuestro planeta, pero la capacidad productiva del sector agrícola sólo podrá abastecer al 40% de la población mundial.
Ante esta situación, la tecnología puede jugar un papel fundamental a la hora de combatir la escasez de alimentos y por otro lado, cambiar la forma en la que comemos, evitando así el consumo excesivo de alimentos.
Esta situación nos lleva a plantearnos una cuestión muy importante… ¿Cómo comeremos en el futuro?
Para dar respuesta a esta pregunta, vamos a hablar del presente. En concreto, de aquellas innovaciones tecnológicas descifradas por el Observatorio Netexplo, que ya existen y que pueden luchar contra la escasez de alimentos en un futuro nada lejano.

Granjas urbanas que caben en un contenedor

Vivimos en un planeta en el que apenas queda espacio para cultivar. Además, la escasez de agua empieza a ser un problema muy grave para la agricultura.
Conscientes de ello, la empresa Square Roots ha desarrollado un proyecto de “granjas urbanas” que caben en un contenedor robotizado para fomentar un modelo de agricultura sostenible.
Las plantas crecen verticalmente y se desarrollan gracias a la administración de un líquido nutricional y de unas luces LED. Todo el proceso de crecimiento está supervisado y controlado por una inteligencia digital. Cada contenedor puede producir hasta una hectárea necesitando para ello la cantidad de agua de una ducha al día.
Este es un ejemplo de cómo las tecnologías continúan esforzándose en combatir la escasez de recursos naturales a consecuencia de la deforestación del planeta.

Este algoritmo produce sustitutos de alimentos a partir de ingredientes vegetales

Giuseppe es un gran chef de cocina. Pero no es un cocinero cualquiera, sino un algoritmo. Creado por la empresa chilena The Not Company, esta inteligencia artificial llamada Giuseppe, en honor a Giuseppe Arcimboldo, el pintor italiano, es capaz de producir sustitutos de alimentos a partir de ingredientes vegetales.
No sólo los sustituye sino que además, puede recrear con precisión el sabor, el olor y la textura de los alimentos tradicionales de origen animal.
Con esta innovación, la compañía NotCo pretende revolucionar la industria alimentaria produciendo alimentos sanos a partir de plantas, asequibles y cuya producción es sostenible y ecológica.

Un vino que se hace en 15 minutos (y sin usar uvas)

Los fundadores de Ava Winery, Mardonn Chua y Alex Lee, afirman que esto es posible.
Con la finalidad de crear un vino sostenible y mucho más económico y accesible para todos, Chua y su equipo utilizaron técnicas especializadas para identificar las cantidades necesarias de aminoácidos y azúcares para mezclarlas en un vino sintético que no necesita uvas ni madurar en barrica.
Quienes han probado este vino artificial afirman que su sabor es muy parecido al del vino tradicional. ¿Será esta tecnología una de las aliadas para luchar contra los problemas que provoca el cambio climático en las cosechas?

Comer… sin comer

¿Te imaginas comer lo que quieras sin remordimientos? Ese es el objetivo de Jinsoo An, fundador de «Kokiri-Lab», y creador de «Project Nourished». Una experiencia gastronómica de realidad virtual, que te permite disfrutar de una comida lujosa sin consumir calorías. ¿Cómo? A través de un casco de realidad virtual elaborado con papel reciclado y compuesto de un dispositivo de difusión de olores que simulan el olor de la comida.  De esta forma, el usuario tiene la sensación de que come y saborea un auténtico alimento, creando así lo que sus creadores denominan alimentación virtual.
¿Esto podría suponer una reducción del consumo de alimentos y por lo tanto, un medio eficaz contra el desperdicio alimentario?

Digital Lollipop

«Lollipop digital» es una piruleta capaz de simular los cuatro sabores básicos: sal, dulce, amargo y agrio en nuestro paladar.
Para hacerla funcionar hay que colocarla en el borde de la lengua y esta transmite a las papilas gustativas un sabor virtual a través de una corriente eléctrica débil y una variación mínima de temperatura.
Los investigadores del proyecto destacan que podría ser «realmente útil como un supresor del apetito» y además «uno podría imaginar usarlo para ayudar a rehabilitar a las personas que padecen la enfermedad de Alzheimer estimulando su memoria gustativa». «
El siguiente paso es encontrar “nuevas formas de comunicar sabores más sutiles», explica Nimesha Ranasinghe, su creador.
¿Cambiará completamente nuestra alimentación en el futuro gracias a la tecnología? ¿Será la solución a la escasez de alimentos durante las próximas décadas?