¿NOS COMEN LOS DATOS?
28 febrero, 2019

El ataque “ciber”… ¿Estamos a salvo?

Según el Instituto Nacional de Ciberseguridad de España, los ciberataques en Internet han crecido un 140% desde 2016.
Por ello, la inversión en ciberseguridad para mantener nuestros sistemas a salvo de hackers informáticos se han multiplicado. Gracias a estas herramientas, los sistemas se protegen de ataques informáticos, hackeos y robos de identidad.
De hecho, la ciberseguridad es un asunto tan importante, que algunos países hacen grandes inversiones tan impresionantes como Estados Unidos, que invierte más 13.000 millones de dólares en ciberseguridad cada año.
En nuestro país, aunque estamos concienciados sobre la necesidad de protegernos frente a los ataques informáticos, los expertos afirman que hay muchas áreas de mejora. En palabras de Román Ramírez Fundador de la RootedCon: “En general, las empresas cuentan con el nivel de ciberseguridad que han planificado (es decir, que han decidido), aunque hay estratos donde, por razones de coste y cultura, el nivel es mejorable en muchos puntos”.

AMENAZADOS EN LA RED

Los ciberataques se clasifican en tres tipos según el objetivo que persigan atacar: ciberguerra, ciberterrorismo y cibercrimen.
¿En qué consisten?
  • Ciberguerra: Su finalidad es claramente política. La misión de los ciberdelincuentes es recopilar el mayor número de información y los datos más relevantes que puedan comprometer a partidos políticos o un gobierno determinado.
  • Ciberterrorismo: Su objetivo es claro: crear el pánico entre los ciudadanos a través de ataques informáticos para desestabilizar el sistema.
  • Cibercrimen: Este tipo de ataque es el más habitual. Consiste en el hackeo de sistemas informáticos protegidos para obtener ganancias financieras.
Ante todas estas amenazas, nos preguntamos: ¿Podemos hacer frente al cibercrimen? La respuesta es que podemos combatirlo cada vez más gracias a las tecnologías e innovaciones digitales que están a nuestro alcance.
Netexplo ha descifrado algunas de las más importantes:

El vigilante del “lado oscuro”

Sixgrill es una innovación que se “infiltra” literalmente en el lado oscuro de la red, también denominada dark web, para combatir los crímenes informáticos.
Con una tecnología de ciberseguridad de vanguardia, Sixgrill es invisible para los ciberdelincuentes. Capaz de rastrear y navegar por los sitios más importantes de la Red Oscura, esta tecnología identifica las actividades delictivas desde la fuente para evitar que hagan daño.

Bot anti-estafadores

El phishing por correo electrónico sigue siendo una de las técnicas de estafa on line más efectivas para engañar a los usuarios particulares.
Para hacer frente a esta amenaza, Netsafe, una compañía de seguridad informática que combate estos intentos de estafa por correo electrónico ha diseñado Re: Scam, un Bot-troll que hace creer a los ciberdelincuentes que el mail enviado para estafar al cliente ha funcionado y mantiene una conversación falsa hasta que el estafador se da por vencido.

Tu oído puede reconocer personas

Conscientes de que la forma de la cavidad del oído es diferente en cada persona y, por lo tanto, produce un eco de sonido único, la empresa NEC Corp en colaboración con la Universidad de Nagaoka, han desarrollado un auricular para reconocer a personas. Detectando la resonancia del sonido, por la forma de sus cavidades auditivas humanas es capaz de distinguir a cada individuo de cualquier otro.
La autenticación biométrica se está desarrollando cada vez más, pero las tecnologías más utilizadas hasta ahora eran el escaneo del iris o la huella dactilar. En este caso, la gran ventaja del auricular de autenticación es que puede realizarse sin manos y sin necesitar la plena atención del usuario.
Este auricular puede tener interesantes usos, como, por ejemplo, ser utilizado como elemento de control de seguridad en aeropuertos, congresos y organismos oficiales.
Estas innovaciones fueron descifradas y presentadas en el Observatorio Mundial Netexplo durante el 2018, que actualmente se celebra en París en la sede de la UNESCO.
Una conclusión parece clara: Los crímenes de la red son imparables, por lo que debemos estar muy alerta y buscar nuevas soluciones de ciberseguridad ante las nuevas amenazas informáticas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *